Fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida, dejar de lado todo lo que no fuera la vida, para no descubrir, en el momento de la muerte, que no había vivido...

domingo, 9 de agosto de 2009

Capitulo 1. domingo,09 de agosto de 2009

CAPITULO PRIMERO
Introducción.
1
EL MÉΤΟDΟ
El divino Platón y el asombroso Kant unen su poderosa voz; para preconizar la
necesidad de una regla para el método de todas las filosofías, y aun de todas las
ciencias en general 3 - 4 . Dos leyes, dicen, la de la homogeneidad y la de la
especificación, deben emplearse en igual medida, sin abusar de la una con perjuicio
de la otra. La ley de la homogeneidad nos enseña, mediante la observación de la
semejanza y correspondencia o armonía de la cosas, a formar con ellas especies y a
reunir estas especies en géneros basados en alguna semejanza o cualidad común, para
luego juntar estos géneros en familias, y así sucesivamente, hasta llegar a un
concepto, el más comprensivo, que los abarque a todos. Como quiera que esta es una
ley esencial, transcendental de la razón humana, presupone una correspondencia con
la naturaleza, suposición que se expresa en el clásico axioma: entia praeter
necessitatem non esse multiplicanda 5. Kant, por el contrario, formula la ley de la
especificación: entium varietates non temere esse minuendas6. Esta exige que
separemos escrupulosamente los géneros agrupados en la vasta noción de familia, lo
mismo que las especies superiores e inferiores comprendidas en tales géneros,
guardándonos bien de dar ningún salto, y, sobre todo, de no confundir una especie
inferior, y con más razón un individuo, con la noción de familia, siendo cada
concepto capaz de un nuevo desdoblamiento, sin llegar a la intuición pura. Kant
enseña que estas dos leyes son principios transcendentales de la razón, y que
reclaman a priori el acuerdo con las cosas, y Platón parece expresar a su modo la
misma afirmación al decir que estas reglas, que constituyen el origen de todas las
ciencias, nos fueron arrojadas, con el fuego de Prometeo, de la mansión de los
dioses7.
3 # Platón, Phileb., p. 219-223; Politic., 62-63; Phaedr., 361-363, ed. Bip.— Kant, Crít. de la razón pura,
Apéndice a la Dialéctica transcendental.
4 Respecto a la nota a pie de página anterior, nos parece oportuno brindar, alternativamente, las referencias a
las obras de Platón, según la codificación canónica, a saber: Fedro 265d - 266c; Político 285 b.
5 “no deben multiplicarse los principios sin necesidad” Kant, Crítica de la Razón Pura, Dialéctica
Trascendental, Apéndice, pág.292, Editorial Porrúa.
6 “la variedad de los entes no deben disminuirse irreflexivamente” (Latin parser and translator 0.96).
7 Ver por ejemplo: Platón, Político, 274 c-d.

La cuadruple raíz del principio de razón suficiente
Arthur Schopenhauer.

No hay comentarios: