Fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida, dejar de lado todo lo que no fuera la vida, para no descubrir, en el momento de la muerte, que no había vivido...

viernes, 8 de enero de 2010

De el dinero.


A:-¿Por qué estás estudiando en la universidad?
B:-Porque quiero tener un trabajo,para poder ganar dinero.
A:-Entonces estudias por el dinero,no estudias por saber.
B:-Su... Supongo.
A:-Entonces llegará el día en el que te conviertas en uno de esos señores,que tienen dinero,pero que cuando los miras lo que ves reflejado en sus ojos es el signo del dólar.Y de esos que van vestidos de etiqueta.Todos iguales visten.

B:Yo sólo quiero hacer... lo normal,lo que la gente hace en su vida.Estudiar,trabajar...
A:¿Y por qué tendría que tener la mayoría la razón?
B:Supongo que la mayoría tiene la razón porque,no sé,es lo que se suele hacer en la vida.¿Sabes?Yo no soy ningún rico que puede estar toda su vida sin trabajar.Necesito trabajar y necesito dinero.
A:Cuando estés trabajando,te darás cuenta de que eres más pobre que antes.

La misión en busca de la felicidad,¿o la misión en busca de dinero? 
Se supone que las personas buscamos la felicidad.Pero,todos queremos lujosos coches,joyas caras,ropa ''de marca'' y una infinidad de cosas materiales. Y entonces,tu principal misión en busca de la felicidad se convierte en la busqueda del dinero.Ya ni siquiera estudias la carrera que desearías,si no que estudias la carrera con la que más probabilidades tienes de conseguir un empleo con un buen sueldo.¿Y qué?¿Qué es el dinero al fin y al cabo?Al final,cuando tengas tu coche lujoso y todas tus riquezas,nunca se te pasará por la mente ''¿y dónde está mi mejor amigo?''.Ya no hay mejor amigo,ahora sólo hay clientes,socios,hombres de negocios... (El hombre más rico del mundo no es el que conserva el primer duro que ganó, sino el que conserva el primer amigo que tuvo. Marta Masón)
(Silencio)
Te darás cuenta(o no),de como tus ''amigos'' en verdad sólo son interesados,no en ti,si no en tu dinero.¿Qué pasará si alguna vez tus negocios se van al traste,todo fracasa y todo se va a la ruina?Todo tu dinero... que era lo fundamental en tu vida... Verás como te quedas sin nada.Sin ''amigos'',sin nada.
No estoy diciendo que vivas como un pobre.Estoy diciendo que puedes tener ropa de marca,joyas caras y coches lujosos sin tener que ser así.Puedes tener todo eso,y ser una persona margnífica.Pero,desgraciadamente,hoy en día no es así.Y si es que hay personas así,que serán pocas,me alegro de que todavía existan.
Aleksandra







2 comentarios:

Elio Milay dijo...

El 23 de diciembre escribí un poema basándome en un cuadro de mi amiga la pintora argentina Graciela Bello. Lo publiqué en el blog personal que tengo. Que se parece al museo en el fondo y la luna, pero no es tan... políticamente correcto.

Pienso que Aleksandra y Elio tienen la misma perspectiva de lo que tiene importancia en la vida de verdad.

POEMA DEL HOMBRECILLO

A la más alta cumbre del más yermo edificio,
ascendió una corbata, con un gris traje rígido;
dentro de él otro típico simulacro de homínido,
otro Edipo, otro Midas, otro Caín, u otro Ícaro,
un blanqueado sepulcro, muy hipócrita y lindo,
cuya zafia codicia despertó en Cristo al crítico.

¡Fui muy buen alpinista! - se decía a sí mismo.
De mi empresa la cima alcancé... desde el piso
no recuerdo ya el número, cinco creo, sí, cinco;
en la hedionda oficina de un pasado impreciso.
Sin embargo hoy soy jefe de mi propio distrito,
traficante de influencias en mi infierno político.
¡A seiscientos sesenta (y seis más) administro!
No es casual mi triunfo. Todo fue muy medido.
Lamí un ancho trasero, mi pudor bajo mínimos
lisonjeó al presidente con piropos tan límpidos,
que hoy por vil vanidad fuma habanos conmigo
para oírme otra vez: ¡Es usted guapo olímpico!
¡Sabio, listo y valiente! ¡Un amor! ¡Un prodigio!
(Cuesta poco mentirle, si el pasado no olvido.)

Seis mansiones poseo, ex-mujer, yates, hijos,
a los cuales mantengo (les visito en domingo).
Me alimento de lujo. Siempre bebo buen vino.
Compro chicas bonitas; mil placeres son míos.
Pero nadie me aprecia ni dispongo de amigos,
todo el mundo me mira con muy pobre cariño.
Quien me halaga lo hace por sacar beneficios.
Si esta noche yo caigo de mi altura al abismo,
me pondrán allá abajo una cama con pinchos.

Yo lo sé, no hace falta ser gran brujo adivino,
ni un sabueso privado, ni empirista científico.
Yo lo noto en sus ojos tras un nuevo despido,
ese miedo, ese odio, esa inquina que inspiro.
Me respetan temiendo prepotentes caprichos.
Ante mí ponen caras de adorarme el ombligo,
por detrás sólo oigo murmurando: "Mal bicho.
Ojalá hoy te fulminen cien mil rayos divinos;
le vendiste al diablo la piedad de tu espíritu,
y en tu pecho ahora luces necio espacio vacío,
hueco nicho sin alma, agrio aroma a podrido,
corazón de una máquina, tan cruel y tan frío.
No mereces ni el agua que gotea de un grifo.
¡Por tirano despótico no mereces ni oxígeno!"

Así piensan, me consta. Lo intuí; lo percibo.
¡No les culpo! De hecho, es mi triste destino.
Mi ex-mujer me decía: "¡Inmaduro raquítico!
¿Por qué fui tan ingenua, al casarme contigo?
¡Tú eres mala persona! ¡Mentiroso y ridículo!
¡Hasta tu ex-secretaria se arrepiente del lío!
¡Egoísta de mierda! ¡Mal amante! ¡Mezquino!
¡Jamás tienes con nadie ni un detalle bonito!
¡Me divorcio! ¡Adiós! Y me llevo a los niños."

En la más alta cumbre del más loco edificio,
bajo luna menguante que colgaba de un hilo,
aquel hombre mediocre, ambicioso e insípido,
notó un negro agujero al palpar sus bolsillos.
Se sintió tan corrupto en su horror enfermizo,
se asqueó de tal modo al saberse un cretino,
que dio un paso adelante al crucial precipicio
entre anhídrido tóxico de olvidados suspiros,
hacia el rígido asfalto y el sangriento crujido
allá abajo en la acera. Como un ángel caído.

¿Dije hombre? Corrijo: Diminuto hombrecillo.

El Museo de la Luna dijo...

Te dejo un saludo y un beso. Eres genial. La prueba es que normalmente yo ni saludo, y mucho menos doy besos! :)