Fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida, dejar de lado todo lo que no fuera la vida, para no descubrir, en el momento de la muerte, que no había vivido...

lunes, 28 de junio de 2010

Todo es silencio

Verano... todo es silencio. Mi casa está deshabitada y sólo hay una luz encendida en el comedor. Todo lo demás es oscuridad. Y nunca amanece. No puedo escuchar nada. No quiero. Pero, de vez en cuando, puedo oír a una mosca o a una avispa, pequeños estorbos a los que ignoro. A veces, también encuentro una araña escondida en los rincones más oscuros o una telaraña que nunca vi. Ah... y mi reloj se ha parado. Ya volverá a funcionar en septiembre. Y si me pongo a buscar en mi biblioteca, encuentro algún libro del que me había olvidado, o una novela de terror perdida entre tantos relatos. Muchas veces, vienen personas a visitarme, personas que yo quería que viniesen, y yo les abro la puerta, a unas las conozco más y a otras nunca las conocí, pero aún así, les invito a pasar. Pero, otras entran sin permiso y me enfado, me entra el miedo y a veces salgo corriendo. A veces incluso me quieren matar. Pero, antes de que ocurra la catastrofe, salgo por la puerta de mi casa y estoy a salvo. Otras veces entran amigos y amigas sin permiso, pero se lo perdono porque me lo paso bien con ellos.

5 comentarios:

Juanjo dijo...

Disfruta del silencio....suele durar poco
Besos

Patricia dijo...

que bonito es el silencio a veces :)
Un beso

Laura dijo...

Gracias por seguirme.
Cuánta Audrey hay en tu blog *-*

Mar. dijo...

Aprovecha, poca gente sabe oir el silencio y disfrutarlo =)
Mola tu blog, te sigo!
besoos!

So payasa dijo...

eso silencio perturbador pero precioso... ^^

Molaaa x3