Fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida, dejar de lado todo lo que no fuera la vida, para no descubrir, en el momento de la muerte, que no había vivido...

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Aestimes judicia, non numeres, decía Séneca. El valor de las opiniones se ha de computar por el peso, no por el número de las almas. Los ignorantes, por ser muchos, no dejan de ser ignorantes. ¿Qué acierto, pues, se puede esperar de sus resoluciones? Antes es de creer que la multitud añadirá estorbos a la verdad, creciendo los sufragios al error. ... Siempre alcanzará más un discreto solo que una gran turba de necios; como verá mejor al sol un águila sola que un ejército de lechuzas [...]
Feijoo

3 comentarios:

Juanjo dijo...

justamente estoy explicandoles ahora ese texto a mis alumnos en clase.
Que casualidad
Y cuanta razon tenia
leete "Elogio del imbecil"
Besos

loreeteqieree dijo...

que grandes razones maja;)

Fete dijo...

ALEKSANDRA
Me alegra leerte en mi regreso a la blogosfera, te leo y te sigo de nuevo.
BESSS