Fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida, dejar de lado todo lo que no fuera la vida, para no descubrir, en el momento de la muerte, que no había vivido...

miércoles, 17 de agosto de 2011

La vida secreta de un adolescente



Me tiro media vida mintiendo a mis padres al igual que el 90% de los adolescentes. Los padres lo saben todo, pero no entienden nada. Esta sería la respuesta al por qué. Siempre acabamos preguntando: ¿es que tu nunca fuiste joven? Lo normal es que digan: ''Sí, pero yo no...''. 
Ai, qué mentira. Cuando les pregunté dónde se conocieron mi madre me dijo que en la biblioteca, y mi padre que en la discoteca. 
Vas a botellones, te lías con quien te da la gana, vuelves a tu casa y al día siguiente te pones a estudiar, el papelón de tu vida. 
Y eso de que los padres siempre tienen razón. No sé como la van a tener si no escuchan lo que les estás diciendo. Se limitan a escuchar una palabra, entonces te sueltan el rollo.
Cuando le dije a mi madre que estaba deseando irme de mi casa me dijo que ya me arrepentiría de lo que había dicho, pero no sé en qué. Posiblemente en bienes materiales. Pero qué es preferible, ¿tener bienes materiales, o tener la libertad? ¿un preso quiere tener la celda acomodada, o quiere tener la libertad?
Lo peor de todo no es que no te escuchen. Lo peor de todo es que te menosprecien, piensen que no eres capaz ni de trabajar en una tienda, te digan que eres un inútil y que no sirves para nada(repetidas veces). 
Entonces tienes una justificación más para seguir haciendo tu vida secreta y hacer lo que te da la gana. Por qué, ¿de verdad piensas que eres un inútil, o que eres subnormal?
En repetidas ocasiones me sentí verdaderamente una subnormal y una inútil, y es una de las cosas que nunca les voy perdonar.
Cada vez que me acuerdo de todo me entra un terrible dolor de cabeza(como ahora mismo) y una angustia amarga en el corazón.  
Es una mierda vivir en tensión, con un auricular puesto y el otro no para escuchar los pasos de alguien por si vienen cerrar la ventana del blog (parte de mi vida secreta). 
En realidad, yo no quiero que me queráis, sólo quiero que me dejéis en paz a mí y a mi vida.

3 comentarios:

Gema dijo...

Completamente de acuerdo, mi madre ahora está en una etapa que dios mio, me tiene crucificada.

Lucía dijo...

Una de las cosas que más miedo me da es ésta precisamente: que mi hijo dentro de unos 15 años piense lo mismo de mí que tú de tus padres... No sé cuál es la solución, por una parte digo "bueno es normal, las diferencias generacionales y demás"pero por otra parte creo que debe haber (tiene que haber) un término medio. Evidentemente no os vamos a decir que vayais a pillar MDMA ni que bebaís hasta que no podais más(auqnue hubiésemos sido jóvenes y lo hayamos hecho en menor o mayor medida) porque sabemos los riesgos que podeis sufrir pero creo que no hace falta ser un dictador. Puedo decir: "hija, si vas a hacer esto hasta de esta manera porque sino te puede pasar aquello" pero también dada la naturaleza del adolescente puede que haga oídos sordos porque cuando somos adolescentes solemos pensar que lo sabemos todo...no sé, no sé cómo lo voy a llevar, pero me da miedo.
Tú ánimo, piensa que sí sirves para un montón de cosas, y en el fondo lo sabes. Ánimo con el alemán y dále en los morros a tu madre aprobándolo.

Juanjo dijo...

Todos hemos sido adolescentes y como es obvio hemos hecho cosas de adolescentes....tus padres tambien aunque digan lo contrario.
Tu misma cuando seas adulta y quizas tengas hijos adolescentes te resultaran incomprensibles sus comportamientos.Es muy dificil ponerse en la piel de los demas
Besos