Fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida, dejar de lado todo lo que no fuera la vida, para no descubrir, en el momento de la muerte, que no había vivido...

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Tormenta de sentimientos

Podría decirse que cada vez que por la noche me asomo a una ventana todo me recuerda a ti. Rápidamente fluyen los recuerdos, todo pasa demasiado deprisa y no me da tiempo a detenerme en los detalles. Esas noches, llenas de felicidad, felicidad plena e inocente. Sonrío al recordar los momentos más bonitos, sin embargo mis ojos se humedecen cuando me doy cuenta de que ya no estás. Lloro ante la posibilidad de que seas un recuerdo borroso más en mi baúl de los recuerdos. Ni si quiera me atrevería a pensar que sucedería en mi interior ante la idea de que te fueses de mi vida para siempre. Simplemente no quiero que termine, no quiero... lo único que deseo en este momento es sentir de nuevo el tacto de tu piel, tu mirada sobre mí, tu presencia misma. Quiero abrazarte y no soltarte, y haré todo lo que esté en mis manos y más por hacer esto realidad. Nos vemos en enero. 

1 comentario:

Juanjo dijo...

Enero esta a la vuelta de la esquina guapa,se fuerte
Besos