Fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida, dejar de lado todo lo que no fuera la vida, para no descubrir, en el momento de la muerte, que no había vivido...

jueves, 5 de enero de 2012

Tic, Tac

Eres una ilusión, una idealización, una memoria borrosa que no se quiere ir. Eres el recuerdo más preciado que conservo en un lado de mi corazón, una memoria que persiste en el tiempo en un rincón de mi cabeza, que me recuerda que aún existes, pero que no estás ni aquí, ni ahora. 
Ahora queda un hueco vacío, y duele. El tiempo duele, la distancia duele. 
No puedo parar de pensar. Creo que nunca antes en mi vida había pensando tanto. Todo es un cúmulo de cosas. Todo se junta, y he de afrontar todo de una vez. Dime, por favor, que no estamos jugando, y que mi sufrimiento no es en vano.
En mitad de la noche pienso, cuando me despierto por la mañana pienso, cuando hago cualquier cosa, y todo se debe a lo mismo: intentar buscar soluciones.
Sólo espero, no tener que llegar a la última solución, pensada y rechazada desde el principio.

1 comentario:

Lucía dijo...

No sé qué decirte, querida Rory...solamente enviarte mucho ánimo y decirte que, en mi opinión, el hecho de pensar implica que tu decisión final será la acertada, no el fruto de una locura que pueda llevarte a un sitio equivocado, sé, que a veces está bien eso de hacer locuras, pero creo que en lo referente a decisiones muy importantes está bien pensar como tú dices que estás haciendo. Un enorme besazo