Fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida, dejar de lado todo lo que no fuera la vida, para no descubrir, en el momento de la muerte, que no había vivido...

martes, 5 de febrero de 2013

Amistades que mueren

La traición es probablemente más dolorosa en la amistad, que en el amor. Hoy, destapadas las mentiras, los verdaderos pensamientos, cubro mi sufrimiento bajo la máscara del silencio. Dicen que cuando un niño hace algo mal, sus padres lo mandan a su cuarto castigado, para que reflexione sobre lo acontecido. Esto es, más o menos, la práctica que he aplicado. Porque hacerte saber que me encolerizo tan sólo de pensar en ti, y que te doy protagonismo al hablar mal de ti, no sería nada más que alimentar tu ego. Siéntate, y piensa por qué has traicionado a alguien que tan sólo te ha ofrecido su amistad, y que además, te ha ayudado en los momentos difíciles, y ha reído contigo en los buenos, además de haber mantenido ciertos secretos, y que tras esta traición, no ha decidido vengarse contándolos.

Sin duda lo más llamativo fue tu indiferencia en nuestra última conversación, cuando veías que nuestra amistad tenía ya un punto y final.

Ahora eres un fantasma del pasado, una sombra, una historia que contar ocasionalmente. 

2 comentarios:

Juanjo dijo...

Desgraciadamente la vida nos enseña a veces a las bravas quienes son realmente nuestros veraderos amigos. Descubriras con el tiempo que su numero es tan pequeño que los podras contar con los dedos de una mano...y te sobraran varios dedos
Mientras tanto entiendo tu decepcion
Un beso

Ikana dijo...

Oh, lo lamento T_T