Fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida, dejar de lado todo lo que no fuera la vida, para no descubrir, en el momento de la muerte, que no había vivido...

miércoles, 24 de julio de 2013

Amor-odio, y viceversa

Tío, un día te despiertas y todo ha cambiado. Me pregunto qué ha pasado con nosotros. Me pregunto cómo de la noche a la mañana puedes desechar a una persona de tu vida así porque sí. En verdad, lo sé, supongo que sería porque nunca te he importado, y nunca has sentido nada por mí, y yo he sido una subnormal. Te dejas llevar, le muestras a alguien como eres de verdad, eres sincera, te preocupas, y al final te das con un puto muro en las narices en el que pone ''realidad''.
¿Y sabes qué es lo peor? Que te echo de menos, estoy deseando ver un mensaje tuyo en mi pantalla, estoy deseando de que todo vuelva a ser como antes. Por otra parte, no te lo mereces. Has sido un cabrón. Para ti ha sido un paseillo. Has visto lo que había, y te has ido. Pues no vuelvas. 

2 comentarios:

Juanjo dijo...

Si es tal y como lo cuentas mejor que no vuelva desde luego. Es evidente que ese chico no te merece...el se lo pierde
Un besito de animo

J.R dijo...

Es justamente lo que pasa a veces... y tu quieres volver a sentir todo lo que has sentido antes, pero en realidad el sentimiento de contradicción esta ahí porque no te merece, porque ha sido un capullo y tu vales mucho más. Pero no dudarías en perdonarle si te mirara a los ojos y te dijera que te quiere y que ha sido un autentico idiota por dejarte escapar. Eso es una ilusión a la que a ferrarse, pocas veces se ha hecho realidad, pero mejor son pocas que ninguna. Por otra parte el sentimiento se desvanece si el que debería de actuar no actúa y acaba perdiendo la que muchas veces resulta ser la oportunidad de su vida.

Te sigo desde siempre. Muchos besos. <3